miércoles, 14 de julio de 2010

Acabamos con "La maldición del Trono Carmesí"

Este domingo, antes del fútbol, el grupo de juego de la campaña de Pathfinder "La Maldición del Trono Carmesí" terminó la aventura con éxito, después de más de dos años de juego ininterrumpido. Sus personajes, que comenzaron en el tierno nivel 1, alcanzaron los niveles 14-15 tras vivir un montón de peripecias.

Cmo homenaje a ellos os dejamos con puro autobombo, un resumen de los momentos finales y lo que pasó después en nuestra versión de la historia. Por supuesto, todo ello es un potencial spoiler si planeas jugar la aventura en el futuro. En la descripción encontraréis personajes que no forman parte de la trama oficial: Aenima, Argos, Ezren, Harsk y Cédrick Savoy son personajes interpretados por los jugadores.


RESUMEN DE LA ÚLTIMA SESIÓN
Después de conquistar el palacio real y descubrir que Ileosa se había marchado al templo de la Reina Sumergida los héroes repusieron energías antes de continuar. Aprovecharon para comprar algo de equipo mágico mientras las cosas se estabilizaban en la ciudad. Después de poner a Cressida sobre aviso acerca de lo que ocurría en la Reina Sumergida intentaron teleportarse, descubriendo que había una fuerte protección mágica. Así pues, hubo que demorar un día más la marcha y teleportarse a un sitio alejado para continuar después a pie.

Al llegar a la Reina Sumergida se encontraron con campeones bogard, una especie de hombres-rana similar a los Kuo-toa. Los bogard debían tratar a Ileosa como su reina, porque protegieron la entrada al templo con uñas y dientes. Después aguardaba otra sorpresa en la forma de un pulpo-calamar gigante que causó algunos problemas.

Ya en los pisos superiores del templo los héroes superaron algunos escollos más hasta encontrase con Ileosa, que se encontraba en la fuente mágica que le garantizaría la eterna juventud. Cuando los héroes se dispusieron a atacar Ileosa se rodeó de seis copias suyas hechas de sangre y varios espectros, que plantearon escasas dificultades. Junto a ello, Sabina se rebeló contra Trinia, influida por la carta del destino extraída por la bardo la noche pasada, que presagiaba la traición de un aliado.

Sin embargo, la mayor amenaza era la propia reina y su capacidad de hechizar a la gente con su propia voz, obligando a buena parte del grupo a hacer su voluntad. Afortunadamente para ellos la reina ya no estaba en sus cabales, y después de desarmarles realizó un fallido intento de asesinato grupal. El grupo consiguió escapar fuera de la Doncella Sumergida y tomaron una decisión drástica: quedarse sordos para que las palabras de la reina no les afectasen, aunque eso afectara a su capacidad de lucha (¡esto es D&D amigos!), volviendo dentro para el enfrentamiento final.

La batalla con la reina fue dura, porque la mayor parte de las heridas se regeneraban rápidamente. Sin embargo, la espada Serithial, empuñada por Argos, parecía capaz de hacerle daño de verdad. Finalmente Ileosa murió, pero aún aguardaba una sorpresa más...

... donde murió Ileosa se alzó un dracocadáver, una representación de Kazavon, el elegido de Zon-Kuthon. Cuando los héroes pensaban que todo estaba en su contra Ezren recordó que Kazavon sólo podía alzarse si todas sus reliquias se reunían, así que éste no podía ser Kazavon. Argos golpeó con Serithial la corona de la reina, haciendo desvanecerse la imagen del dragón y separando los colmillos del dragón que tantos problemas habían dado. Éste era el fin de La Maldición del Trono Carmesí, al menos por el momento...

Conclusión
Al regresar a Korvosa las cosas estaban más calmadas. Cressida había reunido a los poderes políticos de la ciudad y los escasos agentes de la reina habían sido capturados o muertos. Después de largas deliberaciones habían decidido situar al patriarca de la familia Savoy en el trono, porque el tamaño de la familia no era suficiente por sí mismo como para ser una amenaza, y contaba con el respeto del pueblo llano porque su segundo hijo había sido uno de los héroes que habían salvado a la ciudad. El nuevo Senescal es Glorio Arkona, el rackasha, que obtuvo la posición de poder que deseaba por su apoyo a la rebelión. El viejo senescal decidió retirarse de la política y únicamente actúa como asesor.

Por su parte, Cressida se convirtió en la flamante responsable de la guardia de la ciudad, fortalecida después de toda la crisis. Una vez todo se quedó en calma se tomó unos días libres, cuentan las malas lenguas que para pasar tiempo con su amado, un soldado que conoció durante el tiempo que los rebeldes pasaron refugiados en el templo de Pharasma.

Grau Soldado abandonó la guardia de la ciudad para dedicarse a cuidar de su familia y su nueva "ocupación": ser Blackjack, el héroe que necesita Korvosa cuando cae la noche. La fama que alcanzará como héroe será mayor incluso que la de Vencarlo Orisini, su maestro. Respecto a Vencarlo, vive una vida tranquila en su academia de esgrima, compaginando sus clases con su labor de consejero al rey Savoy.

Sabina Merrin se redimió al ayudar a los héroes en su acción final contra la reina Ileosa, pero nunca volvió a ser la misma. Ahora viaja como aventurera errante, y nunca ha vuelto por Korvosa.

Trinia Savor vio limpiado su nombre y pudo volver a instalarse en su casa en los Arenales. Sin embargo, su fama fue tal que ya nunca le faltó trabajo. A veces le gusta disfrazarse y viajar por ahí sin que nadie le señale, disfrutando del anonimato que ya nunca podrá recuperar.

Cédrick Savoy es ahora un príncipe de Korvosa, pero aún sigue yendo a dar clases de esgrima con su viejo maestro.

Los shoanti llegaron a la ciudad para encontrársela en pleno proceso de reconstrucción. Después de negociar con ellos y explicarles lo ocurrido con los Colmillos de Kazavon aceptaron retirarse, pero Milhuesos se quedó como embajador de su pueblo. Krojun sigue siendo un líder altivo, aunque ahora ve con mejores ojos a los extranjeros. Algunos cuentan incluso que se le ha vagando por las tierras áridas de los shoanti junto a Aenima, la monje aventurera.

Ishlani, el clérigo de Abaddar, abandonó su iglesia poco después de la crisis en la ciudad. Ahora se dedica a ayudar a los desfavorecidos de Korvosa sin pedir nada a cambio salvo una sonrisa.

Vancaskerkin mostró su lealtad a la ciudad durante la rebelión y fue perdonado por sus crímenes. Actualmente ocupa un cargo intermedio dentro de la guardia, y algunos murmuran que fue él quién conquistó el corazón de Sabina Merrin.

Togomor cumple condena en las cárceles de Korvosa, aunque sorprendentemente él parece aliviado.

Harsk volvió a Korvosa, encontrando al fin la paz tras la muerte de su esposa. Nadie podrá devolvérsela, pero Majenko le acompañará hasta el fin de sus días como un amigo fiel.

La Academia de Magia abrió sus puertas al fin, pero fueron tachados de cobardes. El Rector fue depuesto y se tanteó a Ezren para que ocupase el puesto, a lo cual accedió. Ahora apenas se le ve por Korvosa, pues pasa el tiempo ocupado entre la gestión de la Academia y su refugio, el antiguo castillo encantado de Scarwall.

El Conde de las Sombras tuvo la oportunidad de defender su caso ante un tribunal, y Korvosa le entregó los Colmillos de Kazavon a pesar de la activa oposición de Argos. Como parte del acuerdo, el Conde de las Sombras debía guardar los Kolmillos en un lugar público y vigilado, eligiendo para ello una pequeña pero populosa iglesia que acaba de fundar en la propia Korvosa. Con el tiempo se convertirá en un pequeño pero relevante poder dentro de la ciudad, y los Colmillos atraerán a curiosos de todo el mundo.

A propósito de Argos, el clérigo trajo gran gloria para su iglesia permitiendo que su clero se fortaleciera en la región, pero su camino apenas había comenzado. El consejo de su orden estudió la leyenda de Kazavon, y le encomendó la sagrada misión de, como portador de Serithial, buscar por el mundo el resto de reliquias del legendario dragón: una armadura, unaa espada, unos cuernos aullantes, una capa, un bastón y el trono. Desgraciadamente es una tarea titánica, que no puede completarse en una sola vida, de manera que aún pasarán muchas generaciones de campeones de Iomedae antes de que la esencia de Kazavon sea exterminada de la faz de la tierra... ¿O tal vez no? mientras Iomedae mueve sus fuerzas, Zon-Kuthon también hace lo propio. ¿Quién ganará? aún quedan muchos siglos para que sepamos la respuesta, por lo que no es éste el momento ni el lugar para contar esta historia.

...y se cuenta que, en algún lugar lejano, Zellara descansa en paz al fin.

Gracias a todos los implicados por hacer posible una épica campaña más en nuestra asociación ¡Nos vemos en la próxima aventura!
Bienvenido a la página web de la A.J. "Odisea Astur" de Oviedo, una asociación dedicada a los juegos de rol, juegos de mesa y ocio relacionado.